SEARCH

SEARCH BY CITATION

Environmental protection strategies often rely on environmental impact assessments. As part of the assessment process biologists are routinely asked to evaluate the effects of management actions on plants and animals. This evaluation often requires that biologists make judgments about the viability of affected populations. However, population viability analyses that are analytically comprehensive require extensive ecological data. Such data are usually unavailable and impossible for wildlife managers to collect given limitations of time and money. In this paper we present a conceptual framework to help managers assess population viability given the reality of limited information and resources. Our framework includes a series of steps that facilitate assessment of management impacts on population viability while stressing the importance of reconciling disparities between the geographic scale of management actions and the scale of ecological responses. We argue that a gross mismatch of scale between local management actions (e.g., timber sales) and geographically extensive ecological responses (e.g., species viability) reduces the reliability of environmental analyses. Our framework stresses “biological populations” as the most appropriate level of ecological organization for conducting impact analyses. We argue that in most cases environmental analyses of local management actions should assess the ecological responses of populations rather than the responses of entire species, as is now commonly the case. We also present ecological concepts that have been used effectively by biologists in making judgments about management effects and in developing conservation plans. Although not completely generalizable we believe these concepts, summarized from the conservation biology literature, can aid in evaluating population viability: (1) connected habitats are better than disjointed habitats; (2) suitable habitats in close proximity to one another are better than widely separated habitats; (3) late stages of forest development are often better than younger stages; (4) larger habitat areas are better than smaller areas; (5) populations with higher reproductive rates are more secure than those with lower reproductive rates; and (6) environmental conditions that reduce carrying capacity or increase variance in the growth rates of populations decrease persistence probabilities.

Las estrategias de las agencias de protección ambiental se basan frecuentemente en las evaluaciones del impacto ambiental. Como parte del proceso de evaluación, se pide rutinariamente a los biólogos que evalúen los efectos de acciones de manejo sobre plantas y animales. Esta evaluación requiere frecuentemente que los biólogos juzguen acerca de la viabilidad de las poblaciones afectadas. Sin embargo, los análisis de viabilidad poblacional que son analíticamente comprensivos requieren datos biológicos extensivos. Tales datos no están usualmente disponibles y son imposibles de colectar para los administradores de vida silvestre debido a las limitaciones de tiempo y dinero. En este trabajo nosotros presentamos un encuadre conceptual para ayudar a los administradores a evaluar ta viabilidad de las poblaciones en vista de la realidad de las limitaciones de información y recursos. Nuestro encuadre incluye una serie de pasos que facilitan la evaluación de los impactos del manejo sobre la viabilidad de poblaciones mientras que enfatiza la importancia de reconciliar las disparidades entre la escala geográfica de las acciones de manejo y la escala de las respuestas ecológicas. Nosotros sostenemos que un desajustēcraso de la escala entre acciones de manejo local (e.g. venta de madera) y respuestas ecológicas geográficamente extensivas (e.g. viabilidad de especies) reduce la confiabilidad del análisis ambiental. Nuestro encuadre enfatiza a las “poblaciones biológicas” como el nivel más apropriado de organización ecológica para conducir el análisis del impacto. Nosotros mantenemos que en la myoría de los casos, el análisis ambiental de acciones de manejo locales deberia evaluar las respuestas ecológicas de las poblaciones antes que las respuestas de la especie en su totalidad, como es actualmente el caso. Nosotros también presentamos conceptos ecológicos que han sido usados efectivamente por biólogos en el juzgamiento de los efectos del manejo y en el desarrollo de planes de conservación. Creemos que si bien estos conceptos, resumidos de la literatura de conservación biológica, no son completametne generalizables, pueden ayudar a evaluar la viabilidad poblacional: 1) hábitats conectados son mejores que hábitats inconnexos; 2) hábitats apropiados cercanos entre si son mejores que hábitats separados por grandes distancias; 3) estadíos tardíos de desarrollo forestal son usualmente mejores que estadíos más jovenes; 4) áreas de hábitats más grandes son mejores que áreas más pequeñas; 5) poblaciones con tasas reproductivas más altas son más seguras que aquellas con tasas reproductivas más bajas; y 6) condiciones ambientales que reduzcan la capacidad de carga o incrementen la varianza en las tasas de reproducción de las poblaciones disminuyen la probabilidad de persistencia.