SEARCH

SEARCH BY CITATION

Top predators have often been persecuted because of their supposed negative effects on species of economic concern on which they feed. In some cases, however, they may actually benefit their prey through intraguild predation on other smaller predators that share the prey. In each of two representative situations, in one of which lynx were present and in the other absent, we (1) estimated gross number of rabbits taken by lynx and Egyptian mongooses (smaller predators that are themselves preyed upon by lynx; (2) simulated size-structured rabbit populations of different densities, taking into account the reproductive value of the individuals taken by predators; and (3) estimated actual rabbit densities. Numbers of rabbits taken by predators during a year were found to be between 4.8 and 9.5 times greater when lynx were not present. After a year, rabbit population growth for an initial rabbit density of 15/ha was between 12% and 22% lower when lynx were not present. For lower initial rabbit densities, the positive effect of lynx presence on rabbits was greater. Actual rabbit densities in the areas used by lynx were 2–4 times higher than in areas not used by lynx, even though these areas were similar or identical in habitat composition. These results support the suggestion that removal of top predators may sometimes have a negative effect on prey populations of human economic concern.

Los grandes predadores han sido con frecuencia perseguidos porque se ha supuesto que causan un efecto negativo sobre las especies de presas de interés económico de las que se alimentan. Sin embargo, en algunos casos, podrían afectar positivamente a sus presas si predan sobre otros predadores que también se altimentan de las mismas presas. En cada una de dos situaciones representativas (presencia y ausencia de linces) en Doñana (Suroeste de España), se estimó el consumo bruto de conejos por parte de linces y meloncillos (un predador pequeño que puede predado por linces), se simuló una población de conejos con la que también se pudo considerar el valor reproductivo de los individuos capturados por ambos predadores, y se estimó la densidad real de conejos. El número de conejos consumidos en ausencia de linces fue entre 4.8 y 9.5 veces mayor que en su presencia, independientemente del tamaño de los mismos. Las tasas de crecimiento después de un año de la población de conejos simulada fueron entre un 12% menores en ausencia de linces. Para densidades menores de conejos el efecto positivo de la presencia del lince fue mayor. Bajo densidades de conejos y predadores poco realistas la presencia del lince no tuvo un efecto positivo sobre las poblaciones de conejos. Las densidades reales de conejos en las áreas usadas por linces fueron de 2–4 veces más elevadas que en las áreas no usadas por linces, a pesar de que las áreas comparadas fueron similares o idénticas en vegetación. Estos resultados apoyan la idea de que la eliminación de los grandes predadores puede tener un efecto negativo sobre las poblaciones de presas que son de interés económico para el hombre.