SEARCH

SEARCH BY CITATION

Many heavily fished coral reefs have a high abundance of sea urchins that may suppress the recovery of fish and coral populations once fishing effort is reduced or eliminated. Restoration of these reefs may be accelerated by intervening and reducing sea urchin populations—particularly those of long-lived species. We studied three Kenyan coral-reef lagoons to determine the influence of reductions in sea urchin populations on coral, algae, and fish populations. Populations were monitored seven times over a 1-year period in 50 × 50 m unmanipulated control plots and experimental sea urchin reduction plots where sea urchin populations were reduced by about 85%. Census of the most-abundant fish families found the greatest positive population responses to sea urchin reduction in plots protected from fishing. The wet weights of fish nearly tripled, population density increased by 65%, and species richness increased by 30% compared with adjacent control plots. Parrotfish, wrasse, scavenger, and snapper families showed the greatest population and wet-weight increases. In the two fished reefs, fish populations also increased but to a lesser degree than in the unfished reef—particularly when comparing the wet-weight estimates of fish. Small-bodied species of the dam-selfish and wrasse families and juvenile parrotfish exhibited the largest population increases in these fished reefs. In fished reefs algae and seagrass cover exhibited the greatest increases following sea urchin reduction. Seagrass colonized bare sand, whereas fleshy brown algae colonized hard substrate (dead coral). The tall canopy-forming alga Sargassum latifolium became the dominant alga in the fished reefs, whereas the more prostrate genus Padina dominated in the unfished reef. Fleshy algae cover in the unfished reef was about half that of the two fished reefs—attributable to the greater abundance of parrotfish in the unfished reef. This suggests that greater herbivory in the unfished reef kept the algae from reaching an algal forest climax typified by Sargassum dominance. In the fished reefs the high S. latifolium cover and the increased thickness of the algal turf reduced hard coral cover by around 30%. In the unfished reef coral cover was reduced by around 13%, but by the end of the experiment coral cover and genera richness were the same in both the control and the sea urchin reduction plots. We conclude that, primarily, fishing and, secondarily and indirectly, high sea urchin abundance are reducing fish numbers and diversity in Kenyan reefs and that sea urchin reduction has the potential to increase reef fisheries production and recovery from overfishing. Sea urchin reduction is not recommended, however, on moderately fished reefs due to the possible loss of coral cover and diversity. If reefs are either severely degraded or if fishing effort is reduced or eliminated, then sea urchin reduction is recommended for the restoration of fish numbers, feeding importance, species diversity, and fisheries production.

Muchos arrecifes de coral sujetos a una pesca intensa tienen una alta abundacia de erizos marinos que podrían detener la recuperación de las poblaciones de peces y corales una vez que el esfuerzo pesquero es reducido o eliminado. La restauración de estos arrecifes podría ser acelerada interviniendo y reduciendo la abundancia de las poblaciones de erizos marinos, particularmente de las especies longevas. En el presente trabajo, estudiamos tres lagunas de arrecifes de coral para determinar la influencia que las reducciones de las poblaciones de erizos marinos tienen sobre las poblaciones de corales, algas y peces. Las poblaciones fueron monitoreadas 7 veces a lo largo de un año en parcelas de control de 50 × 50m sin manipular y parcelas experimentales donde las poblaciones de erizos marinos fueron reducidas en aproximadamente un 85%. Los censos de las familias de peces más abundantes encontraron las respuestas poblacionales positivas más grandes a la reducción en el número de erizos marinos en las parcelas protegidas de la pesca. El peso húmedo de los peces casi se triplicó, la densidad poblacional aumentó en un 65% y la riqueza de especies aumentó en un 30% en comparación con las parcelas de control adyacentes. Las familias de viejas, lábridos, barrenderos y lutjánidos exhibieron los incrementos poblacionales y en peso húmedo más pronunciados. En los dos arrecifes sometidos a la pesca, las poblaciones de peces también aumentaron, pero en menor grado, que en los arrecifes no sujetos a la pesca; particularmente cuando se compararon las estimaciones de los pesos húmedos de los peces. Las especies de menor tamaño de las familias castañuelas y lábridos y las viejas juveniles exhibieron los aumentos poblacionales más pronunciados en los arrecifes sujetos a la pesca. En los arrecifes sujetos a la pesca, la cobertura de algas y fanerógamas marinas exhibió el incremento más pronunciado luego de la reducción en el número de erizos. Las fanerógamas marinas colonizaron las zonas arenosas mientras que las algas pardas carnosas colonizaron el sustrato duro (i.e., coral muerto). El alga Sargassum latifolium que forma doseles altos se transformó en dominante en los arrecifes sujetos a la pesca mientras que el genero Padina, más postrado, dominó en los arrecifes no sujetos a la pesca. La cobertura de algas carnosas en los arrecifes no sujetos a la pesca fue la mitad de aquella de los dos arrecifes sujetos a la pesca, lo cual es atribuíble a la mayor abundancia de viejas en estos arrecifes. Esto sugiere que el mayor herviborismo en los arrecifes no sujetos a la pesca evitó que las algas alcanzaran el climax algal caracterizado por la dominancia de Sargassum En los arrecifes sujetos a la pesca, la alta cobertura de S. latifolium y el espesor del cesped algal redujo la cobertura de corales duros en aproximadamente un 30%. En los arrecifes no sujetos a la pesca, la cobertura de coral fue reducida en un 13% pero al final del experimento la cobertura de coral y la riqueza de géneros fue la misma tanto en las parcelas de control como en aquellas en las cuáles se redujo la población de erizos marinos. Concluímos que la pesca en primer lugar y la abundancia de erizos marinos en forma secundaria e indirecta están reduciendo el número y diversidad de los peces en los arrecifes de Kenia. La reducción en el número de erizos marinos tiene el potencial para aumentar la producción de las pesquerías de los arrecifes y permitir la recuperación luego de la sobrepesca. Sin embargo, no se recomienda la reducción en el número de erizos marinos en los arrecifes sometidos a una pesca moderada debido a la posible pérdida de la cobertura y diversidad de los corales. Si los arrecifes estan seriamente degradados o se reduce o elimina el esfuerzo pesquero, se recomienda la reducción en el número de erizos marinos para la restauración del número de peces, la importancia alimenticia, la diversidad de especies y la producción pesquera.