Population Declines, Viable Breeding Areas, and Management Options for Flamingos in Southern Africa

Authors


Abstract

Habitat rehabilitation or intervention to prevent species declines are rarely employed in Africa. I argue that despite protection in national parks, active intervention is necessary to halt declines in southern Africa’s Greater (Phoenicopterus ruber) and Lesser (Phoeniconaias minor) Flamingo populations. Flamingos are long-lived species that breed sporadically at only two localities in southern Africa: the Makgadikgadi Pans in Botswana and Etosha National Park in Namibia. Despite well-publicized breeding on Etosha Pan, flamingos have experienced only three major breeding events in 40 years. Breeding failure occurs when high evaporation rates rapidly dry the pan, and up to 100,000 flightless chicks may starve. Consequently, pairs breeding in Etosha exhibit extraordinarily low recruitment (0.040 young pair/year) and extrapolations indicate that adults can replace themselves only if they breed for 38 to 50 years and all offspring survive. Because survival of offspring from fledging to adulthood (5 years) is about 46%, this breeding lifespan rises to an unrealistic 83 years, making Etosha a nonviable breeding site. Alternative, suitable flamingo habitats in Africa are being mined for soda-ash, are damaged by pollution, or are unprotected. Accordingly, continent-wide estimates and those from southern Africa alone suggest a population decline of about 40% in both species over the last 15 years. Because Namibia regularly supports 84% of the Greater and 93% of the Lesser Flamingos in southern Africa, conservation strategies are best focused there. Simple but effective management methods, based on those employed in western Europe, could reverse these downward trends. In Etosha a small island surrounded by a water-filled depression would allow up to 4000 pairs to breed annually. The benefits of enhancing the breeding of flamingos in Etosha include research opportunities, tourism revenue, and a safe haven for two Red Data species.

Abstract

La rehabilitación o la intervención del hábitat para prevenir declinaciones en las especies es raramente empleada en Africa. En el presente estudio argumento que, a pesar de la protección en los parques nacionales, se necesita una activa intervención para detener las declinaciones de las poblaciones del Flamingo Mayor (Phoenicopterus ruber) y del Flamingo Menor (Phoenicopterus minor) del sur de Africa. Los flamingos son especies longevas que se reproducen esporádicamente en solo dos localidades del sur de Africa: los Pans de Makgadikgadi en Botswana y el Parque Nacional Etosha en Namibia. A pesar de la bien documentada reproducción en el Pan de Etosha, los flamingos han experimentado solo tres eventos reproductivos en 40 años. Las Fallas en la reproducción ocurren cuando altas tasas de evaporación secan rapidamente el pan, pudiendo morir de inanición hasta 100,000 pichones deflamingos que no vuelan. Consecuentemente, las parejas reproductoras en Etosha exhiben un reclutamiento extraordinariamente bajo (0,040 pichones/pareja/año) y las extrapolaciones indican que los adultos pueden reemplazarse a sí mismos sólo si se reproducen por 38–50 años y todas sus crías sobreviven. Debido a que la supervivencia de las crías entre el estado de volantón y el estado adulto (5 años) es de alrededor del 46%, este lapso vital reproductivo se eleva a unos quiméricos 83 años, lo cual hace que el sitio de reproducción de Etosha sea inviable. Hábitats alternativos apropiados para el flamenco en Africa están siendo explotados para la obtención de sosa, o están dañados por la contaminación o están sin protección. En efecto, las estimaciones a lo largo y ancho del continente y aquellas del sur de Africa solamente, indican una declinación poblacional de alrededor del 40% en ambas especies a lo largo de los últimos 15 años. Dado que Namibia mantiene regularmente el 84% de los Flamingos Mayores y el 93% de los Menores en el sur de Africa, las estrategias de conservación deben enfocarse alli. Métodos de manejo simples pero efectivos, basados en aquellos empleados en Europa occidental, pueden revertir estas tendencias negativas. En Etosha, una pequeña isla rodeada por una depresión cubierta por agua podría permitir que hasta 4000 parejas se reproduzcan anualmente. Los beneficios de mejorar la reproducción de los flamingos en Etosha incluyen las oportunidades para la investigación, los ingresos por parte del turismo y un santuario para dos especies listadas en el Libro Rojo.

Ancillary