SEARCH

SEARCH BY CITATION

The expansion of highways and roads can fragment natural habitats and thus decrease the viability of ungulate subpopulations. It can also increase the number of vehicle collisions with wildlife. Although collisions apparently contribute to only a minor part of the annual mortality for most ungulate populations, they have become a serious road-safety problem in Europe, the United States, and Japan. To better understand this threat to biodiversity and road safety, we reviewed European and, secondarily, North-American and Japanese literature on ungulate traffic collisions. In contrast to the results of some long-term studies, we argue that the relationship suggested between the number of road kills and traffic volume is confounded by population dynamics, changes in traffic volume, and sampling intensity. Although sexes may run distinct seasonal risks of collision, the age and sex composition of road kills reflect population structure in the field. We also argue that observed seasonal and daily patterns in the number of road kills, related to life-history features of the species involved, should form the template for solutions to the problem. We found no strong evidence of the effects of permanent warning signs, 90° light mirrors, scent, or acoustic fencing on the number of kills per crossing. To reduce the risk of ungulate traffic collisions, we recommend a combination of fencing and wildlife passages for roads and railroads that combine high traffic volume with high speed. For secondary roads we recommend seasonal application of intermittently lighted warning signs, triggered if possible by the ungulates. We emphasize the need for educational programs.

La expansión de autopistas y caminos puede fragmentar hábitats naturales yen consecuencia disminuir la viabilidad de subpoblaciones de ungulados. También puede incrementar el número de colisiones de vehículos con animales silvestres. Aunque las colisiones aparentemente son una causa menor de la mortalidad anual de la mayoría de las poblaciones de ungulados, se han convertido en un serio problema deseguridad en carreteras de Europa, Estados Unidos y Japón. Para entender mejor esta amenaza a la biodiversidad y a la seguridad en carreteras, revisamos la literatura europea, norteamerícana y japonesa referente a colisiones de tráfico con ungulados. En contraste con los resultados de estudios de largo plazo, consideramos que la relación sugerida entre el número de muertes en carreteras y el volumen del tráfico se confunde por la dinámica poblacional, cambios en el volumen del tráfico y la intensidad de los muestreos. La edad y la proporción de sexos de los organismos muertos en carretera reflejan la estructura poblacional en el campo, aunque es posible que los riesgos de colisión sean distintivos por sexo y por estación. También se argumenta que los patrones estacionales y diarios en el número de muertes en carretera, en relación con las características del ciclo de vida de la especie involucrada, pueden constituir la base para la solución del problema. No encontramos evidencia contundente de los efectos de señalamientos permanentes, espejos reflejantes de 90°, aromatizantes ni vallas acústicas en el número de muertes. Para reducir el riesgo de colisiones de ungulados con el tráfico, recomendamos la combinación de cercas y pasadizos para vida silvestre en carreteras y vías de tren que combinen altos volúmenes de tráfico y altas velocidades. Para carreteras secundarias recomendamos la aplicación estacional de señales precautorias iluminadas intermitentemente y de ser posible activadas por los ungulados. Hacemos énfasis en la necesidad de programas educativos.