SEARCH

SEARCH BY CITATION

Recovery of gray wolf (Canis lupus) populations in North America depends on minimizing human-caused mortality and enhancing migration from stable source populations to suitable habitat unoccupied by wolves. We used a combination of field observation and DNA microsatellite genotyping to examine natural wolf colonization of Glacier National Park, Montana, and surrounding lands. We found high genetic variation in the colonizing population, showing that these packs were founded by multiple, unrelated wolves from Canada. High dispersal rates, long dispersal distances, and lack of a founding population bottleneck indicate that wolves in the United States and Canada should be viewed and managed as a single population. Restoration in the United States by artificial transplants from Alberta to Yellowstone National Park and central Idaho began in 1995. The transplanted wolves will likely aid demographic recovery, but permanently retaining the high genetic variation of wolves in the United States will require assuring gene flow throughout the central Rocky Mountains.

La recuperación de poblaciones de lobos grises (Canis lupus) en Norte América depende de la minimización de la mortalidad causada por humanos y el mejoramiento de migraciones de poblaciones estables hacla hábitats no ocupados por lobos. Usamos una combinación de observaciones de campo y genotipos expresados en microsatélites de ADN para examinar la colonización natural por lobos del Parque Nacional Glacier, Montana y las tierras circunvecinas. Encontramos aita variación genética en la población colonizadora, lo que muestra que estas manadas fueron fundadas por múltiples lobos del Canadá que estaban relacionados entre si. Las altas tasas de dispersión, las grandes distancias de dispersión y la carencia de un cuello de botella en la población fundadora indica que los iobos en lo Estados Unidos y Canadá deberían ser vistos y manejados como una solo población. La restauración en los Estados Unidos por medio de transplantes artificiales de Alberta hacia el Parque Nacional de Yellowstone y la zona central de Idaho iniciaron en 1995. Los lobos transplantados ayudarán probablemente a la recuperación demográfica, pero la retención permanente de la alta variación genética de los lobos de E. U. requerirá de garantizar el flujo de genes a través de las Montañas Rocallosas.