SEARCH

SEARCH BY CITATION

In the U.S. rare and endangered species protection is a public policy responsibility commonly ascribed to the federal or state governments. We make three related claims: 1) the scale of local and regional land use control and open-space acquisitions matches the range sizes of many rare, endemic species, 2) land acquisition is the most attractive approach to conserving many rare taxa, especially endangered flora, and 3) at least some local governments and non-governmental organizations have the policy capacity necessary to identify, acquire, and manage critical habitats for endangered species. Although local involvement can have conservation payoffs throughout the United States, we focus on California in general and, in particular, use as a case study the biology and political resources of four adjoining counties in the central coast region of the state: San Mateo, Santa Cruz, Santa Clara, and Monterey. We close with a discussion of policy implications for coordinating local, state, and federal conservation efforts. These include 1) brokering land acquisition deals with input from public land managers and private owners, 2) shifting funding priorities for rare, well-known species away from research to habitat acquisition and management, and 3) encouraging biologists to invest more effort in local land use regulations so that they may make more effective use of local land management and conservation opportunities.

En los Estados Unidos la protección de especies raras y amenazadas es una política pública, responsabilidad comunmente adscrita a los gobiernos estatal o federal Nosotros hacemos tres afirmaciones relacionadas: 1) la escala para el control del uso del suelo a nivel local y regional y la de adquisición de espacios abiertos, corresponde con el rango de tamaños de muchas especies endémicas raras, 2) la adquisición de tierras es la aproximación mas atractiva para la conservación de muchos taxas raros, especialmente de flora amenazada, 3) al menos algunos gobiernos locales y organizaciones no gubernamentales tienen la capacidad política necesaria para identificar, adquirir y manejar habitats críticos para especies amenazadas. Aunque el involucramiento local puede tener valiosos trabajos de conservación a lo largo de los Estados Unidos, nos enfocamos a California en lo general y en lo particular usamos un caso de estudio de los recursos biológicos y políticos de cuatro municipios adyacentes en la región de la costa central del Estado. San Mateo, Santa Cruz, Santa Clara y Monterey. Finalizamos con una discusión sobre las implicaciones de ésta politica en la coordinación de los esfuerzos de conservación a nivel local, estatal y federal. Estas incluyen 1) Negociar los contratos de adquisición de tierras con puntos de vista del público, las personas que manejan la tierra y los propietarios privados, 2) cambiar las prioridades de apoyo en la investigación de especies raras, bien conocidas hacia el apoyo para la adquisición de habitat y manejo y 3) alentar a los biólogos para que realizen un mayor esfuerzo en la reglamentación del uso local de suelo, de tal manera que puedan hacer un uso más efectivo del manejo de la tierra local y las oportunidades de conservación.