Effects of Rock Climbing on Populations of Presettlement Eastern White Cedar (Thuja occidentalis) on Cliffs of the Niagara Escarpment, Canada

Efectos del Alpinismo en Poblaciones Pre-colonización de Cedro Blanco del Este ( Thuja occidentalis) en los Acantilados de la Escarpa del Niagara, Canada

Authors


Abstract

Cliffs of the Niagara Escarpment support a self-sustaining presettlement forest of eastern white cedar (  Thuja occidentalis L.) in which some trees are over 1000 years old. Many of the cliffs are also popular locations for recreational rock climbing. Our study employed a stratified random sampling design to assess the impact of rock climbing on populations of cliff-face and cliff-edge trees. Tree density and age structure were compared between four climbed and three unclimbed sites in the vicinity of Milton, Ontario. Signs of physical damage were also recorded for the trees sampled at each site. The results showed that living tree density on the cliff face was lower in climbed areas. The age structures of these forests showed that the numbers of older and younger age classes have been reduced on climbed cliff faces compared with unclimbed areas. A high percentage of trees on climbed cliff faces showed evidence of damage by humans. These trends were not as apparent on cliff edges where other disturbances have affected age structure. We recommend that cliff faces be explored for the presence of presettlement forest and that recreation managers of lands with exposed cliff faces incorporate rock climbing considerations into their management plans. Monitoring programs would help track levels of disturbance. Education of the climbing community would be the most effective long-term solution to limiting disturbance in sensitive areas.

Abstract

Los acantilados del Niagara soportan un bosque auto-sostenido de cedro blanco del este (  Tuja occidentalis) en el cual algunos arboles tienen mas de 1000 años de edad. Muchos de los acantilados son también localidades muy atractivas para el alpinismo. Nuestro estudio utilizó un diseño de muestreo al azar estratificado para evaluar el impacto del alpinismo en las poblaciones de árboles ubicadas en la cara y el borde del acantilado. La densidad de árboles y la estructura de edades fue comparada entre cuatro sitios escalados y tres sitios sin escalar en los alrededores de Milton, Ontario. Señas de daño fisico fueron también registradas para los árboles muestrados en cada sitio. Los resultados muestran que la densidad de árboles vivos en la cara de los acantilados fué menor en áreas escaladas. La estructura de edades de estos bosques mostró que el número de clases de edad avanzada y jóvenes han sido reducidas en las caras de acantilados escalados en comparación con áreas no escaladas. Un alto porcentaje de árboles en la cara de acantilados en áreas de alpinismo muestran evidencias de daño humano. Estos patrones no fueron tan aparentes en los bordes de los acantilados donde otras perturbaciones han afectado la estructura de edades. Recomendamos que las caras de los acantilados sean exploradas en búsqueda de bosques pre-colonización y que los manejadores de áreas con acantilados con caras expuestas incorporen en sus planes de manejo algunas consideraciones al alpinismo. Programas de monitoreo podrían ayudar a ser la solución mas efectiva a largo plazo para la limitación de perturbaciones en áreas sensitivas.

Ancillary