SEARCH

SEARCH BY CITATION

Abstract: Uncertainties about biological data and human effects often delay decisions on management of endangered species. Some decision makers argue that uncertainty about the risk posed to a species should lead to precautionary decisions, whereas others argue for delaying protective measures until there is strong evidence that a human activity is having a serious effect on the species. We have developed a method that incorporates uncertainty into the estimate of risk so that delays in action can be reduced or eliminated. We illustrate our method with an actual situation of a deadlock over how to manage Hector's dolphin (Cephalorhychus hectori). The management question is whether sufficient risk is posed to the dolphins by mortalities in gillnets to warrant regulating the fisheries. In our quantitative risk assessment, we use a population model that incorporates both demographic ( between-individual) and environmental ( between-year) stochasticity. We incorporate uncertainty in estimates of model parameters by repeatedly running the model for different combinations of survival and reproductive rates. Each value is selected at random from a probability distribution that represents the uncertainty in estimating that parameter. Before drawing conclusions, we perform sensitivity analyses to see whether model assumptions alter conclusions and to recommend priorities for future research. In this example, uncertainty did not alter the conclusion that there is a high risk of population decline if current levels of gillnet mortality continue. Sensitivity analyses revealed this to be a robust conclusion. Thus, our analysis removes uncertainty in the scientific data as an excuse for inaction.

Resumen: La incertidumbre sobre datos biológicos y efectos humanos frecuentemente retrasa las decisiones sobre el manejo de especies. Algunas personas involucradas en la toma de decisiones argumentan que la incertidumbre sobre los riesgos a los que se expone una especie debería conducir a decisiones preventivas, mientras que otros argumentan que se deben retrasar las medidas de protección hasta que se tenga una evidencia fuerte de que la actividad humana esta teniendo un efecto serio sobre la especie. Desarrollamos un método que incorpora la incertidumbre en las estimaciones de riesgo, de tal manera que los retrasos en las acciones pueden ser reducidos o eliminados. Ilustramos nuestro método usando la situación actual del estancamiento sobre como manejar el delfín de Hector. La pregunta de manejo se refiere a si la mortalidad de los delfines ocasionada por redes agalleras representa un riesgo suficiente para la especie como para autorizar la regulación de la pesquería. Utilizamos un modelo poblacional que incorpora tanto la estocasticidad demográfica (entre individuos), como la ambiental (entre años) en la evaluación cuantitativa del riesgo. Incorporamos la incertidumbre en estimaciones de parámetros de modelos mediante repetidas corridas de los modelos para diferentes combinaciones de tasas de sobrevivencia y reproducción. Cada valor fue seleccionado al azar de una distribución de probabilidades que representan la incertidumbre en la estimación del parámetro. Antes de establecer conclusiones realizamos un análisis de sensibilidad para ver si los supuestos del modelo alterarían las conclusiones y para recomendar prioridades de investigación futuras. En este ejemplo, la incertidumbre no alteró la conclusión de que existe un alto riesgo de disminución poblacional si los niveles de mortalidad ocasionada por las redes de enmalle continúan. El análisis de sensibilidad reveló que esta es una conclusión robusta. Por lo tanto, nuestro análisis remueve la incertidumbre en los datos científicos como una excusa para no actuar.