SEARCH

SEARCH BY CITATION

Abstract: Habitat destruction and fragmentation are the root causes of many conservation problems. We conducted a literature survey and canvassed the ecological community to identify experimental studies of terrestrial habitat fragmentation and to determine whether consistent themes were emerging from these studies. Our survey revealed 20 fragmentation experiments worldwide. Most studies focused on effects of fragmentation on species richness or on the abundance(s) of particular species. Other important themes were the effect of fragmentation in interspecific interactions, the role of corridors and landscape connectivity in individual movements and species richness, and the influences of edge effects on ecosystem services. Our comparisons showed a remarkable lack of consistency in results across studies, especially with regard to species richness and abundance relative to fragment size. Experiments with arthropods showed the best fit with theoretical expectations of greater species richness on larger fragments. Highly mobile taxa such as birds and mammals, early-successional plant species, long-lived species, and generalist predators did not respond in the “expected” manner. Reasons for these discrepancies included edge effects, competitive release in the habitat fragments, and the spatial scale of the experiments. One of the more consistently supported hypotheses was that movement and species richness are positively affected by corridors and connectivity, respectively. Transient effects dominated many systems; for example, crowding of individuals on fragments commonly was observed after fragmentation, followed by a relaxation toward lower abundance in subsequent years. The three long-term studies (geqslant R: gt-or-equal, slanted14 years) revealed strong patterns that would have been missed in short-term investigations. Our results emphasize the wide range of species-specific responses to fragmentation, the need for elucidation of behavioral mechanisms affecting these responses, and the potential for changing responses to fragmentation over time.

Resumen: La destrucción y la fragmentación del hábitat son las causas fundamentales de muchos problemas de conservación. Realizamos un sondeo de la literatura y examinamos de cerca la comunidad ecológica para identificar estudios experimentales sobre la fragmentación de hábitats terrestres y para determinar si emergen temas homogéneos de estos estudios. Nuestro sondeo revela que existen 20 estudios experimentales de fragmentación en el ámbito mundial. La mayoría de los estudios enfocan en los efectos de la fragmentación sobre la riqueza de especies, o en la(s) abundancia(s) de ciertas especies en particular. Otros temas importantes fueron el efecto de la fragmentación sobre las interacciones interespecíficas, el papel de los corredores y la conectividad del paisaje en los movimientos individuales y la riqueza de especies y la influencia de los efectos de bordes sobre los servicios proporcionados por el ecosistema. Nuestras comparaciones muestran una carencia notable de homogeneidad en los resultados de los estudios, especialmente en lo referente a la riqueza y a la abundancia de especies, y su relación con el tamaño de los fragmentos. Experimentos con artrópodos demostraron que existía un mejor ajuste entre los valores teóricos esperados y los valores reales de aumentos en la riqueza de especies en fragmentos grandes. Los taxones altamente móviles ( por ejemplo, aves y mamíferos), las especies de plantas en sucesión temprana, las especies de gran longevidad y los depredadores generalistas no respondieron de la manera “esperada”. Entre las razones que explican estas divergencias se incluyen los efectos de bordes, la liberación competitiva en los fragmentos de hábitat y la escala espacial del experimento. Una de las hipótesis más aceptadas establece que el movimiento y la riqueza de especies son afectadas positivamente por los corredores y la conectividad, respectivamente. Algunos efectos pasajeros dominaron muchos sistemas; por ejemplo, el hacinamiento de individuos en fragmentos se observó a menudo después de la fragmentación, seguido de un disminución de la abundancia en los años posteriores. Los tres estudios a largo plazo (=14 años) revelaron fuertes patrones que hubieran sido ignorados en investigaciones a corto plazo. Nuestros resultados señalan el amplio rango de respuestas especie-específicas, la necesidad de elucidar mecanismos de comportamiento que afectan las respuestas a la fragmentación y el potencial de respuestas cambiantes a la fragmentación a lo largo del tiempo.