SEARCH

SEARCH BY CITATION

Abstract: Many important native forest trees and familiar landscape trees of the northern temperate zone have been devastated by introduced pests and diseases. Without human intervention, many of these trees will become extinct or endangered. As trade and travel increase, it is likely that further devastating epidemics will occur. To undo the damage that has been done, we suggest limited, cautious transfer of resistance genes from the original host species in the source region of the pest or disease. The transgenic trees can then be replanted in forests or countryside to resume their original ecological niche. This method could have some advantages over tree-breeding techniques, including introgression. For instance, fewer tree generations would be required and fewer unnecessary genes of the non-native tree species would be introduced. Furthermore, once the technique is perfected it would be possible to separately add resistance genes to local land races of trees, for reintroduction to their original habitats, without relying on intensive and lengthy local introgression programs. Practical problems with identifying and transferring resistance genes do exist, however, and somaclonal errors might lead to genetically engineered trees that do not resemble their parent in growth form. Nevertheless, we believe that, with further work, this approach may offer a preferable alternative to introgression with non-native trees.

Resumen: Muchos árboles forestales nativos y árboles de paisajes familiares a la zona templada del norte han sido devastados por plagas y enfermedades introducidas. Sin la intervención humana, muchos de estos árboles se extinguirían ni estarían amenazados. A medida que el comercio y los viajes se incrementan, es muy probable que ocurran epidemias devastadoras en el futuro. Para revertir el daño causado, sugerimos la transferencia limitada de genes resistentes de las especies hospederas originales en la región de inicio de una peste o enfermedad. Los árboles transgénicos pueden ser plantados en bosques o en el campo para que reactiven sus nichos ecológicos originales. Este método puede tener algunas ventajas sobre las técnicas de reproducción de árboles, incluyendo la introgresión. Por ejemplo, se requeriría la introducción de menos generaciones de árboles y menos genes innecesarios de las especies de árboles no nativos. Más aún, una vez que la técnica se ha perfeccionado, sería posible agregar de manera separada genes de resistencia a razas locales de árboles, para la reintroducción en sus hábitats originales, sin depender de programas de introgresión local intensiva y prolongada. Sin embargo, existen problemas prácticos de identificación y transferencia de genes de resistencia y algunos errores somato-clonales podrían conducir a la producción de árboles genéticamente modificados que no se parezcan a sus padres en cuanto a la forma del crecimiento. A pesar de todo, creemos que con trabajos a futuro, esta técnica puede ofrecer una alternativa preferencial a la introgresión con árboles no-nativos.