SEARCH

SEARCH BY CITATION

Abstract: Ecological relationships between wildlife conservation and farm management provide common ground for the enhancement of bird habitat and the natural suppression of pests on farmland. We compared bird populations in 15 paired organic and nonorganic sites (cornfields plus edges, 30 sites total) that were similar in environment and edge habitat but that differed in use of fertilizers, herbicides, cultivation, and crop rotations. At each site, we used one strip transect to sample birds and vegetation in the bordering edge and cornfield perimeter (0–25 m from the edge) and another to sample in the cornfield (50–150 m from the edge). During the 1995 and 1996 growing seasons, we recorded 54 bird species, 51 in organic and 39 in nonorganic sites. On average, bird abundance on organic sites was 2.6 times higher than on nonorganic sites, and mean species richness per visit was 2.0 times greater. When analyzed separately, organic edge, perimeter, and field transects supported higher bird abundance and greater richness than did their nonorganic counterparts. Abundance and richness were higher on organic sites for insectivores, omnivores, and granivores, and for each of three migratory groups. Twelve species were individually more abundant on organic sites, and one regularly observed species was observed only on organic sites. No species had greater abundance on nonorganic sites. More non-crop vegetation on organic cornfields, most likely a result of no herbicide use, may have provided better foraging opportunities for birds. The plant food, cover, and invertebrate prey in organic cornfields appeared to augment birds not only in the field but also in the uncropped edges. Organic fields appear to benefit birds, but reproductive success needs further study. Modifying farm-management practices, especially near field edges where bird activity is concentrated, may enhance the conservation of birds and their potential predation on crop pests.

Resumen: Las relaciones ecológicas entre la conservación de vida silvestre y el manejo de granjas proporciona un eslabón natural para incrementar las aves y la supresión natural de plagas en los terrenos agrícolas. Comparamos las poblaciones de aves en 15 pares de sitios orgánicos y no orgánicos (campos de maíz más los bordes, en total 30 sitios) similares en ambiente y en hábitat de borde pero diferentes en el uso de fertilizantes, herbicidas, prácticas agrícolas y rotación de cultivos. En cada sitio, utilizamos un transecto lineal para muestrear aves y vegetación en el borde y en el perímetro del campo de maíz (0-25 m del borde) y otro para muestrear dentro del maizal 50 – 150 m del borde. Registramos 54 especies de aves en la temporada de crecimiento de 1995 y 1996, 51 en campos orgánicos y 39 en no orgánicos. En promedio, la abundancia de aves en sitios orgánicos fue 2.6 veces mayor que en no orgánicos, y la riqueza promedio de especies/visita fue 2.0 veces mayor. Analizados por separado, el borde orgánico, el perímetro y los transectos de campo soportaron mayor abundancia y riqueza que los no orgánicos. La abundancia y riqueza fueron mayores en sitios orgánicos para insectívoros, omnívoros y granívoros, y para cada uno de tres grupos migratorios. Doce especies fueron individualmente más abundantes en sitios orgánicos, y una especie observada regularmente fue registrada solo en sitios orgánicos. Ninguna especie fue más abundante en sitios no orgánicos. Una mayor vegetación no cultivada, muy probablemente consecuencia de la no utilización de herbicidas, pudo haber proporcionado a las aves mejores oportunidades de forrajeo. El alimento vegetal, la cobertura y los invertebrados presa en los campos orgánicos parecen aumentar a las aves no solo en el campo, sino también en los bordes no cultivados. Los campos orgánicos parecen ser benéficos para las aves pero el éxito reproductivo requiere de mayores estudios. La modificación de las prácticas de manejo de granjas, especialmente cerca del borde de los campos donde se concentra la actividad de las aves, puede incrementar la conservación de aves y su depredación potencial de plagas de los cultivos.