SEARCH

SEARCH BY CITATION

Keywords:

  • conservation ethics;
  • ecological sustainability;
  • land ethic;
  • land health;
  • Leopold;
  • Ética de la conservación;
  • ética de la tierra;
  • Leopold;
  • salud de la tierra;
  • sustentabilidad ecológica

Abstract

Aldo Leopold, in “The Land Ethic,” made 2 important contributions to conservation ethics: he emphasized the community and ecosystem levels of organization and he explicitly included people as members of the biotic community. Leopold's writings remain eloquent, inspirational, and influential, but the ideas he describes are inherently complex, and ecological science has continued to evolve since “The Land Ethic” was published in 1949. We used 4 sets of quotations from Leopold's essays to develop our commentary on the meaning of and challenges in interpreting his work and to explore the ongoing development of conservation ethics: the “A-B cleavage” (Leopold's description of the contrast between utilitarian value versus a broader definition of value in nature), “land health” and the rightness of human action, the right of all species to continued existence in natural populations “at least in spots,” and humans as “plain member[s] and citizen[s]” of the “land-community.” We define the broader function of land and land health in “The Land Ethic” as including completeness, dynamic stability, and self-renewal in a way that incorporates the needs of humans and all other species. We argue that the consequences of implementing Leopold's land ethic include multiple conservation goals nested within an overall systems approach and that conservation science must clarify the implications of Leopold's ethic by quantitatively investigating and defining large-scale, system-level ecological sustainability. At this scale, land use will encompass areas ranging from large expanses of wilderness to areas dominated by humans.

La Sustentabilidad Ecológica como el Cuarto Hito en el Desarrollo de la Ética de la Conservación

Resumen

En la “Ética de la Tierra”, Aldo Leopold hizo dos contribuciones importantes a la ética de la conservación: enfatizó los niveles de organización comunidad y ecosistema e incluyó explícitamente a la gente como miembros de la comunidad biótica. Los escritos de Leopold siguen siendo elocuentes, inspiradores e influyentes, pero las ideas que describe son inherentemente complejas, y la ciencia ecológica ha continuado su evolución desde que “La Ética de la Tierra” fue publicada en 1949. Utilizamos cuatro conjuntos de citas de ensayos de Leopold para desarrollar nuestro comentario sobre el significado de y los retos de la interpretación de su obra y para explorar el desarrollo de la ética de la conservación: la “División A-B” (la descripción del contraste entre el valor utilitario versus una definición más amplia de valor en la naturaleza), “salud de la tierra” y la rectitud de la acción humana, el derecho de todas las especies a una existencia continua en poblaciones naturales “por lo menos en manchas” y humanos como “simple(s) miembro(s) y ciudadano(s)”de la “comunidad de la tierra.” Definimos la función más amplia de la tierra y de la salud de la tierra en “La Ética de la Tierra” mediante la inclusión de la integridad, estabilidad dinámica y auto renovación de manera que incorpora las necesidades de los humanos y todas las demás especies. Argumentamos que las consecuencias de la implementación de la ética de la tierra de Leopold incluyen múltiples metas de conservación anidadas en un enfoque integral de sistemas y que la ciencia de la conservación debe clarificar las implicaciones de la ética de Leopold investigando y definiendo la sustentabilidad ecológica nivel sistema y a gran escala. En esta escala, el uso de suelo comprenderá extensas áreas silvestres y áreas dominadas por humanos.