Get access

Trade-offs among Catch, Bycatch, and Landed Value in the American Samoa Longline Fishery

Authors


Abstract

The interspecific preferences of fishes for different depths and habitats suggest fishers could avoid unwanted catches of some species while still effectively targeting other species. In pelagic longline fisheries, albacore (Thunnus alalunga) are often caught in relatively cooler, deeper water (>100 m) than many species of conservation concern (e.g., sea turtles, billfishes, and some sharks) that are caught in shallower water (<100 m). From 2007 to 2011, we examined the depth distributions of hooks for 1154 longline sets (3,406,946 hooks) and recorded captures by hook position on 2642 sets (7,829,498 hooks) in the American Samoa longline fishery. Twenty-three percent of hooks had a settled depth <100 m. Individuals captured in the 3 shallowest hook positions accounted for 18.3% of all bycatch. We analyzed hypothetical impacts for 25 of the most abundant species caught in the fishery by eliminating the 3 shallowest hook positions under scenarios with and without redistribution of these hooks to deeper depths. Distributions varied by species: 45.5% (n = 10) of green sea turtle (Chelonia mydas), 59.5% (n = 626) of shortbill spearfish (Tetrapturus angustirostris), 37.3% (n = 435) of silky shark (Carcharhinus falciformis), and 42.6% (n = 150) of oceanic whitetip shark (C. longimanus) were caught on the 3 shallowest hooks. Eleven percent (n = 20,435) of all tuna and 8.5% (n = 10,374) of albacore were caught on the 3 shallowest hooks. Hook elimination reduced landed value by 1.6–9.2%, and redistribution of hooks increased average annual landed value relative to the status quo by 5–11.7%. Based on these scenarios, redistribution of hooks to deeper depths may provide an economically feasible modification to longline gear that could substantially reduce bycatch for a suite of vulnerable species. Our results suggest that this method may be applicable to deep-set pelagic longline fisheries worldwide.

Compensaciones entre Captura, Captura Accesoria y Valores Asentados en la Pesquera de Línea Larga de Samoa Americana

Resumen

Las preferencias interespecíficas de los peces por diferentes profundidades y hábitats sugieren que los pescadores podrían evitar capturas no deseadas de algunas especies mientras se enfocan efectivamente en otras. En las pesqueras pelágicas de línea larga, las albacoras (Thunnus alalunga) se capturan más frecuentemente en aguas relativamente más frías y más profundas (>100 m) que muchas especies de preocupación para la conservación (p. ej.: tortugas marinas, peces vela y algunos tiburones) que se capturan en aguas más someras (<100 m). De 2007 a 2011, examinamos las distribuciones de profundidad de anzuelos para 1154 conjuntos de línea larga (3, 406, 946 anzuelos) y registramos las capturas por posición de anzuelo en 2462 conjuntos (7, 829, 498 anzuelos) en la pesquería de línea larga de Samoa Americana. El 23% de los anzuelos tuvieron una profundidad establecida <100 m. Los individuos capturados en las 3 posiciones de anzuelo más someras representaron el 18.3% de toda la captura accesoria. Analizamos los impactos hipotéticos de 25 de las especies más abundantes en la pesquería al eliminar las 3 posiciones más someras de anzuelos bajo escenarios con y sin redistribución de estos anzuelos a mayores profundidades. Las distribuciones variaron por especie: 45.5% (n = 10) de las tortugas marinas (Chelonia mydas), 59.5% (n = 626) de los peces espada (Tetrapturus angustirostris), 37.3% (n = 435) de los tiburones (Carcharhinus falciformis) y 42.6% (n = 150) de otra especie de tiburones (C. longimanus) fueron capturados en los 3 anzuelos más someros. El 11% (n = 20, 435) de todo el atún y 8.5% (n = 10, 374) de albacoras fueron capturados en los 3 anzuelos más someros. La eliminación de anzuelos redujo el valor asentado por 1.6–9.2% y la redistribución de los anzuelos incrementó el promedio anual del valor asentado en relación con el status quo por 5–11.7%. Con base en estos escenarios, la redistribución de los anzuelos a mayores profundidades puede proporcionar una modificación económica factible al equipo de línea larga que podría sustancialmente reducir la captura accesoria para una cantidad de especies vulnerables. Nuestros resultados sugieren que este método puede ser aplicable a conjuntos profundos de pesquerías pelágicas de línea larga a nivel mundial.

Get access to the full text of this article

Ancillary