SEARCH

SEARCH BY CITATION

La obesidad es una epidemia presente en muchas personas que tanto padecen, como no padecen de migraña. ¿Cómo es que la obesidad y la migraña se relacionan? ¿Cuales son los factores de riesgo para las personas que padecen de migraña que están luchando con esas libras demás ?

Primero, necesitamos definir la obesidad. La obesidad se define como un índice de masa corporal (IMC) de 30 o más. Se pueden encontrar calculadoras de IMC en el internet y en aplicaciones para teléfonos inteligentes. Si deseas calcular el IMC, la fórmula es la siguiente: peso en libras/[(pulgadas de altura) x (pulgadas de altura)] x 703.

La obesidad abdominal, término dado a la grasa acumulada en el abdomen, está asociada a un riesgo mayor de enfermedad cardiovascular y diabetes. Por esta razón, es más útil definir la obesidad en cuanto a obesidad abdominal y obesidad del cuerpo entero. La obesidad abdominal se define como la circunferencia de cintura de más de 40 pulgadas en hombres y más de 35 pulgadas en mujeres o como la proporción de cintura y cadera de más de 0.9 para hombres y más de 0.85 para mujeres.

La migraña que ocurre más de 15 días al mes y por lo menos 4 horas por día se considera migraña crónica. ¿Por qué es que las personas que tienen migraña solamente algunos días al mes, a menudo, progresan lentamente a un patron de migraña crónica?

Existen varias posibles razones que causan este aumento, algunas razones que se pueden modificar y otras que no. El uso frecuente de medicamentos para el dolor agudo es una razón común para la transformación a cefalea diaria. Otras posibles razones para transformación a migraña crónica son: exceso de cafeína, roncar o el apnea del sueño, desordenes de la tiroide, trauma a la cabeza, estresores, depresión, y ansiedad. Sin embargo, para propósito de este material educativo nos enfocaremos en la obesidad como un riesgo para la migraña crónica.

Una persona de peso normal con migraña tiene un 3% de probabilidad al año en desarrollar cefaleas crónicas. Si la persona está en sobrepeso tiene 3 veces esa probabilidad. La probabilidad de desarrollar migraña crónica en una persona obesa es 5 veces más que la de un individuo con peso normal que padece de migraña.

La obesidad es un un estado inflamatorio en el cual muchas hormonas que generan dolor se producen y se liberan de las células de grasa, incluyendo el péptido relacionado con el gen de la calcitonina (CGRP), sustancia P, tumor necrosis factor alfa (TNF-alfa) e interleuquina (IL)-6). Durante una migraña hay una liberación similar de estas hormonas y neuroquímicos que generan dolor. Puede ser que estos productos químicos que se generan en la obesidad y la migraña causen un efecto aditivo que predisponga a la persona obesa con migraña a tener más cefaleas.

Las personas con migraña tienen niveles más altos de insulina, glucosa y colesterol LDL (el que promueve el desarrollo de placas en la pared arterial) que la población general. Estos niveles altos también se encuentran en las personas obesas. Por lo tanto, esto puede contribuir a un mayor riesgo de enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular en personas con migraña. Nuevamente, hay un efecto aditivo de riesgo al acoplar los niveles elevados de glucosa e insulina en las personas obesas y pre-diabéticas.

No se ha encontrado que la obesidad cause migrañas, sino solamente que promueve su frecuencia. Al tener migrañas con mucha frecuencia, la persona comienza a tener problemas manteniéndose al día con el trabajo, actividades sociales y familiares, y por lo tanto comienza a sentirse terrible. Obviamente, nadie quiere estar obeso y nadie quiere tener muchas migrañas. ¿Cómo entonces puede uno mejorar esto?

Una sugerencia es llevar un registro de su peso. Cuando a usted le prescriben un medicamento para sus migrañas, pregunte si causa aumento de peso. Si el medicamento prescrito causa aumento de peso, vigile bien su peso. Es mas fácil perder una pequeña cantidad de peso y cambiar medicamentos temprano en el tratamiento, que reportar un aumento de 20 libras 6 meses luego de que se comenzó el medicamento.

Manténgase activo. El ejercicio en pequeñas cantidades puede que no resulte en perdida de peso, pero ejercitarse regularmente sí reduce estrés y ansiedad, mantiene la mente sin pensar en comida, y se ha demostrado que resulta en una disminución en cefaleas. La realidad es que las calorías son unidades de energía. Si se consumen más calorías de las que se gastan en actividades, estas se guardan en el cuerpo y uno engorda.

Tenga cuidado con su riesgo cardiovascular. Ya que sabe que la migraña de por si aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular, trate de limitar otros factores que se pueden modificar. Las maneras en las que se puede disminuir el riesgo que existe del estado inflamatorio de la migraña y la obesidad son controlando la tensión (presión) arterial, los lípidos, el azúcar en la sangre, y no fumando.

Por último, el tratamiento de la migraña no es solo cuestión de tomar medicamentos. Los medicamentos son solo una parte del enfoque integral del tratamiento de la migraña. El tratamiento exitoso necesita incluir la salud de ambos, la mente y el cuerpo. El considerar la obesidad como parte del tratamiento de la migraña resultará en mejor salud y un tratamiento exitoso.

Si las medidas usuales de dieta y ejercicio no funcionan, hay nuevas maneras de manejar la obesidad. En ese momento se puede considerar la cirugía bariátrica. ¿Cómo puede esta cirugía afectar las cefaleas? El bypass gástrico y las bandas gástricas muestran ser prometedoras en la reducción de migrañas. De acuerdo a los estudios limitados hasta ahora disponibles, la mayoría de las personas luego de esos procedimientos tienen una reducción significante en la frecuencia de migrañas.

El tratamiento médico de la obesidad es otra estrategia. El FDA aprobó en el 2012 una píldora llamada Qsymia la cual combina fenteramina y topiramato. En dosis bajas esta píldora aparenta ser algo protectiva para los que sufren de cefalea, y en dosis mas altas solo 1% de las personas se quejaron de cefalea, así que no se cree que esta medicina cause mas migrañas. Ya que la obesidad parece aumentar la frecuencia de las migrañas, es posible que a la larga, solamente la pérdida de peso ayude a mejorar los dolores de cabeza.

Cada persona con migraña quiere tener los menos episodios posibles, como también vivir una vida feliz, saludable y productiva. Añadiendo el control de peso como una parte del plan de tratamiento de la migraña va a resultar en mayor probabilidad de éxito. Comience pesándose y conversando con su médico de cefaleas sobre las maneras en que este puede ayudarlo(a) a alcanzar sus metas.