SEARCH

SEARCH BY CITATION

Abstract: North America has a rich fauna of freshwater fishes which attains greatest diversity in the central and southeastern United States. Many stream fishes have limited ranges and are locally rare and patchily distributed. Local diversity increases downstream and total diversity follows typical species-area relationships. Drainages linked with the large Mississippi system support more species than those of comparable area flowing directly to the sea and rivers isolated by falls have notably few species. The between-drainage component of diversity is large. Threats to this fauna, which are not addressed by management focused on threatened species, include fragmentation of drainage networks by impoundments and homogenization of faunas by interbasin connections and introductions. Conservation efforts require a biogeographic perspective; they should focus on streams of intermediate size (orders 4–6) plus the upstream portion of each drainage and should attempt to maintain total diversity and, inclusively, populations of rare or threatened species.

Resuman: América del Norte tiene una fauna rica en peces de agua dulce, la cual alcanza su mayor diversidad en las regiones central y sureste de los Estados Unidos. Muchos de los peces de arroyos tienen una extención limitada son raros a nivel local y se encuentran irregularmente distribuídos. La diversidad a nivel local aumenta aguas abajo, y la diversidad total sigue las relaciones típicas de especies-área. Las cuencas conectadas con el gran sistema del río Mississippi contienen más especies que aquellas de superficie comparable que desembocan directamente al mur, y los ríos aislados por cataratas presentan un número de especies notablemente pequeńo. El componente de la diversidad de las especies que se encuentran en las áreas entre drenajes, es grande. Las amenazas a esta fauna, problema no tratado por el manejo enfocado en especies en peligro de extinción incluyen la fragmentación de las redes de drenaje por medio de represas y la homogenización de faunas mediante conecciones entre cuencas e introducciones. Los esfuerzos de conservación requieren de una perspectiva biogeográfica, deben enfocarse en arroyos de tamańo intermedio (orden de 4–6) más le porción aguas arriba de cada drenaje, y deberían intentar mantener la diversidad total e, incluso, las poblaciones de especies raras o en peligro de extinción.