SEARCH

SEARCH BY CITATION

We compared the distribution of historical bird and mammal species extinctions across genera and families with the distribution we would expect if these extinctions had occurred at random with respect to taxonomy. We then repeated the comparison for species listed in various categories of threat according to the 1996 Red List of the World Conservation Union. We found the distributions of extinctions and threat classifications to be almost always nonrandom—“selective”—with clustering in certain genera and families. Furthermore, extinctions tended to be clustered in taxa that contain few species; species in smaller genera tended to have higher probabilities of extinction. This tendency was strong for historical extinctions but was reduced or absent for some categories of threat. We attribute this to a change in the causes of extinction whereby predation and introduced species have been joined or superseded by widespread habitat loss. We then assessed the implications of this variable selectivity for the past and likely future losses of genera and families. In most cases, the number of lost taxa rises. Finally, we made predictions about minimum losses of taxa at specific dates in the future and showed that, despite the reduction in some forms of selectivity, we will still lose more taxa than if species extinctions were random.

Selectividad Taxonómica Presente y Futura Extinciones de Aves y Mamíferos

Se comparó la distribución de las extinciones históricas de especies de aves y mamíferos con la distribución que se esperaría si las extinciones hubieran ocurrido al azar con respecto a la taxonomía. La comparación fue repetida para las especies incluidas en distintas categorías de riesgo en la Lista Roja de la UICN. En casi todos los casos se encontró que las distribuciones de las extinciones y de las categorías de riesgo no estaban distribuidas al azar, sin que fueron ‘selectivas,’ con distribución agrupada en ciertos géneros y familias. Se observó, además, que las extinciones tendieron a estar agrupadas en taxones que contienen pocas especies; las especies en géneros más pequeños tienden a tener mayores probabilidades de extinción. Esta tendencia fue fuerte para las extinciones históricas, pero reducida o ausente para algunas categorías de riesgo. Esto se atribuyó a un cambio en las causas de extinción, donde la predación y las especies introducidas se han sumado o han sido reemplazadas por la gran destrucción de hábitat. Se evaluaron luego las consecuencias de esta selectividad variable para las extinciones de géneros y familias en el pasado y en un futuro probable. En la mayoría de los casos el número de taxones extinguidos aumenta. Finalmente, se hicieron predicciones acerca de las extinciones mínimas de taxones en el futuro, demostrándose que, a pesar de la reducción en algunas formas de selectividad, se extinguirán más taxones que si las extinciones fueran al azar.