SEARCH

SEARCH BY CITATION

Abstract: Although dramatic amphibian population declines have been reported worldwide, our understanding of the extent of the declines in Latin America, where amphibian diversity is high, is limited to a few well-documented studies. To better understand the geographic extent of declines, their possible causes, and the measures needed to improve Latin American scientists' ability to research the phenomenon and make effective management recommendations, we convened three regional workshops with 88 Latin American herpetologists and conservationists. Population declines are widespread in Latin America. At least 13 countries have experienced declines, and in 40 cases species are now thought to be extinct or extirpated in a country where they once occurred. Declines or extinctions have affected 30 genera and nine families of amphibians. Most declines have occurred in remote highlands, above 500 m in elevation in Central America and above 1000 m in the Andes. Most documented declines occurred in the 1980s. Of the possible causes studied to date, climate change appears to be important at one site and chytrid fungal disease has been identified at sites in three countries. Although many monitoring studies are currently underway in a variety of habitats, most studies are recent and of short duration. In a signed resolution, workshop participants called for greater collaboration and communication among scientists working in Latin America to understand the geographic extent of population declines and the distribution of possible causal factors. In situ conservation is important to protect habitats, but captive-rearing programs for species subject to imminent extinction are also needed. Better understanding of the taxonomy and natural history of amphibians and more funding for research and monitoring are critical to developing a scientific basis for management action to arrest and reverse population declines.

Resumen: A pesar de las dramáticas disminuciones en las poblaciones de anfibios que se han reportado a nivel mundial, nuestro conocimiento sobre la extensión de las disminuciones en Latinoamérica, donde la diversidad de anfibios es alta, se encuentra limitado a unos pocos estudios bien documentados. Para conocer mejor la extensión geográfica de las disminuciones, las posibles causas y las medidas necesarias para mejorar la capacidad de los científicos latinoamericanos para investigar el fenómeno y realizar recomendaciones de manejo efectivas, llevamos a cabo tres talleres regionales con 88 herpetólogos y conservacionistas latinoamericanos. Las disminuciones poblacionales están ampliamente distribuidas en Latinoamérica. Por lo menos 13 países han tenido disminuciones y en 40 casos las especies son ahora consideradas extintas o extirpadas en un país donde alguna vez existieron. Las disminuciones o extinciones han afectado a 30 géneros y nueve familias de anfibios. La mayoría de las disminuciones han ocurrido en áreas de más de 500 m de elevación en Centroamérica y de más de 1000 m en los Andes. La mayoría de las disminuciones documentadas ocurrieron en los años 1980. De las posibles causas estudiadas a la fecha, el cambio climático parece ser importante en uno de los sitios y la enfermedad causada por un hongo chítrido ha sido identificada en sitios de tres países. A pesar de que se estén llerando a cabo muchos estudios de monitoreo en una variedad de hábitats, la mayoría de los estudios son recientes y de corta duración. En una resolución firmada, los participantes de los talleres solicitaron una mayor colaboración y comunicación entre científicos que trabajan en Latinoaméica para conocer la extensión geográfica de las disminuciones poblacionales y la distribución de posibles factores causales. La conservación in situ es importante para proteger hábitats, pero los programas de producción en cautiverio de especies sujetas a una inminente extinción también son necesarios. Un mejor conocimiento de la taxonomía y la historia natural de los anfibios y un mayor financiamiento de la investigación y el monitoreo son críticos para desarrollar las bases científicas para llevar a cabo acciones de manejo que detengan o reviertan las disminuciones poblacionales observadas.