SEARCH

SEARCH BY CITATION

Abstract: Some conservation biologists question the ability of current university curricula to prepare students to meet the needs of the profession in solving real-life conservation problems or to integrate the goals of conservation biology with other societal goals. The gist of the criticism is that curricula tend to emphasize narrow, technical proficiency at the expense of more integrative, “policy-oriented” problem solving. Conservation biologists' work should be relevant to policy, and I argue that professional participation could become more effective through a broader educational curriculum. Such curricula should teach students three things: (1) an understanding of how the policy-making system works and how human value interactions constitute the core of professional work, (2) mastery of skills in critical thinking and development of an interdisciplinary, “procedural rationality” for analyzing problems and evaluating potential solutions, and (3) development of influence and responsibility within policy systems. Seminars, case studies, and field trips are among the tools that can develop these skills in students. Finally, the education committee of the Society for Conservation Biology has great potential to improve the quality and relevance of professional education.

Resumen: Algunos biólogos conservacionistas cuestionan la capacidad de los programas de estudio universitarios actuales de preparar estudiantes que llenen los requisitos necesarios de la profesión para resolver problemas reales de conservación o para integrar las metas de la conservación biológica con otras metas de la sociedad. La esencia de estas críticas es que los programas de estudio tienden a enfatizar una destreza técnica estrecha a costo de una más integradora, orientada a la solución de problemas con orientación política. El trabajo de los biólogos conservacionistas debería ser de relevancia política, y yo argumento que la participación profesional podría ser más efectiva mediante un programa de estudios educativo más amplio. Este programa debería enseñar a los estudiantes tres cosas: (1) el entendimiento de cómo funciona el sistema del quehacer político y como las interacciones de los valores humanos constituyen el meollo del trabajo profesional, (2) el manejo de técnicas de pensamiento crítico y desarrollo de una “racionalidad procesal” interdisciplinaria para analizar problemas y evaluar soluciones potenciales, y (3) el desarrollo de influencia y responsabilidad dentro de los sistemas políticos. Entre las herramientas que pueden ayudar a que los programas desarrollen estas habilidades en los estudiantes se encuentran seminarios, casos de estudio y viajes al campo. Finalmente, el comité de educación de la Society for Conservation Biology tiene un potencial grande para mejorar la calidad y relevancia de la educación profesional.