SEARCH

SEARCH BY CITATION

Keywords:

  • beech forests;
  • bird conservation;
  • New Zealand;
  • quasi extinction;
  • pest control
  • bosques de haya;
  • conservación de aves;
  • control de plagas;
  • cuasiextinción;
  • Nueva Zelanda

Abstract:  Pest control is a key activity undertaken to conserve threatened and declining species. Although bioeconomic analysis has been used to contrast the relative efficiency of control strategies where pests affect economic resources, the same approaches have been adopted rarely in conservation settings. The Mohua ( Mohoua ochrocephala) is an insectivorous passerine indigenous to beech ( Nothofagus spp.) forests in New Zealand's south island. Mohua have undergone a 75% range contraction since stoats ( Mustela erminea) (which prey on nests and nesting females) were introduced to the south island in the late 1800s. Mohua nests are particularly vulnerable when stoat abundance increases in response to eruptions in the density of introduced house mice ( Mus musculus), which in turn respond to semiperiodic (4–6 year) mass seeding (masting) of beech trees. Controlling stoats only when their abundance poses a threat to Mohua fledging success would theoretically maximize the efficiency with which Mohua are protected. To better synchronize stoat control with periods of high stoat density, control could be initiated according to (1) time since last control, (2) beech seedfall, (3) mouse abundance, or (4) stoat abundance. Monitoring the three environmental cues, however, incurs costs that should be taken into account when considering their relative efficiency. I derived an empirically based stochastic model that links sequential change in beech seedfall, mouse, and stoat abundance to a simple demographic model for Mohua. I used the model to contrast the relative cost-efficiency of achieving conservation outcomes for Mohua (specified in a quasi-extinction framework), initiating stoat control according to these cues. The use of environmental cues reduced the frequency with which stoat control had to be undertaken to achieve Mohua conservation outcomes by more than 50%. For some cues, however, the costs of monitoring outweighed the savings that could be achieved through reduced frequency of stoat control. The interplay between costs of monitoring environmental cues and the frequency with which stoat control had to be undertaken meant that the most efficient strategy was dependent on the conservation outcome specified for Mohua. My results demonstrate the utility of bioeconomic analysis in formulation of pest management strategies to achieve conservation outcomes.

Resumen:  El control de plagas es una actividad clave para la conservación de especies amenazadas y en declinación. Aunque el análisis bioeconómico ha sido utilizado para contrastar la eficiencia relativa de las estrategias de control donde las plagas afectan recursos económicos, en raras ocasiones ha sido adoptado en escenarios de conservación. El Mohua ( Mohua ochrocephala) es un ave paserina insectívora nativa de bosques de haya ( Nothofagus spp.) en la isla sur de Nueva Zelanda. Los Mohua han experimentado una contracción de 75% en su rango de distribución desde que armiños ( Mustela erminea) (que depredan nidos y hembras andantes) fueron introducidos en la isla del sur a finales del siglo XIX. Los nidos de Mohua son particularmente vulnerables cuando la abundancia de armiños incrementa en respuesta a erupciones en la densidad de ratones domésticos ( Mus musculus) introducidos, que a su vez responden a producciones masivas semi periódicas (4-6 años) de semillas de haya. Teóricamente, el control de armiños solo cuando su abundancia es una amenaza al éxito reproductivo de Mohuas maximizaría la eficiencia en la protección de Mohuas. Para una mejor sincronización del control de armiños con los períodos de mayor densidad de armiños, el control debiera iniciar de acuerdo con (1) el tiempo desde el último control, (2) producción de semillas de haya, (3) abundancia de ratones o (4) abundancia de armiños. Sin embargo, el monitoreo de las tres señales ambientales tiene costos que deben ser considerados al evaluar su eficiencia relativa. Derivo un modelo estocástico empírico que liga los cambios secuenciales en la caída de semillas, la abundancia de armiños y ratones con un modelo simple de la población de Mohuas. Utilicé el modelo para contrastar la rentabilidad relativa de los resultados de conservación para Mohuas (especificada en un marco de cuasiextinción), iniciando el control de armiños de acuerdo con estas señales. El uso de señales ambientales redujo la frecuencia, en más de 50%, con la que se tenía que controlar armiños para alcanzar objetivos de conservación de Mohuas. Sin embargo, para algunas señales, los costos de monitoreo eran mayores que los ahorros que se podrían hacer por la reducción en la frecuencia de control de armiños. La interacción de los costos del monitoreo de señales ambientales y la frecuencia con la que se tenían que emprender acciones de control de armiños significó que la estrategia más eficiente dependió del resultado de conservación especificado para Mohuas. Mis resultados demuestran la utilidad del análisis bioeconómico en la formulación de estrategias de control de plagas en los programas de conservación.