SEARCH

SEARCH BY CITATION

Keywords:

  • aquatic invasive species;
  • climate change;
  • dispersal corridors;
  • habitat improvement;
  • imperiled species;
  • invasive species effects;
  • range shifts;
  • species of conservation concern;
  • species translocation
  • cambio climático;
  • cambios en la distribución;
  • corredores de dispersión;
  • efectos de especies invasoras;
  • especies acuáticas invasoras;
  • especies de interés para la conservación;
  • especies en peligro;
  • mejoramiento del hábitat;
  • translocación de especies

Abstract: The difficult task of managing species of conservation concern is likely to become even more challenging due to the interaction of climate change and invasive species. In addition to direct effects on habitat quality, climate change will foster the expansion of invasive species into new areas and magnify the effects of invasive species already present by altering competitive dominance, increasing predation rates, and enhancing the virulence of diseases. In some cases parapatric species may expand into new habitats and have detrimental effects that are similar to those of invading non-native species. The traditional strategy of isolating imperiled species in reserves may not be adequate if habitat conditions change beyond historic ranges or in ways that favor invasive species. The consequences of climate change will require a more active management paradigm that includes implementing habitat improvements that reduce the effects of climate change and creating migration barriers that prevent an influx of invasive species. Other management actions that should be considered include providing dispersal corridors that allow species to track environmental changes, translocating species to newly suitable habitats where migration is not possible, and developing action plans for the early detection and eradication of new invasive species.

Resumen: Es probable que la difícil tarea de manejar especies de interés para la conservación se vuelva más retadora debido a la interacción del cambio climático y las especies invasoras. Adicionalmente a los efectos directos de la calidad del hábitat, el cambio climático propiciará la expansión de especies invasoras hacia nuevas áreas y magnificará los efectos de especies invasoras ya presentes mediante la alteración de la dominancia competitiva, el incremento de las tasas de depredación y el incremento en la virulencia de enfermedades. En algunos casos, especies parapátricas pueden expanderse hacia hábitats nuevos y producir efectos perjudiciales que son similares a los especies invasoras no nativas. La estrategia tradicional de aislar especies en peligro en las reservas puede ser inadecuada si las condiciones del hábitat cambian más allá de los rangos históricos o de manera en que favorezcan a las especies invasoras. Las consecuencias del cambio climático requerirán de un paradigma de manejo más activo que incluya la implementación de mejoramiento del hábitat que reduzca los efectos del cambio climático y la creación de barreras de migración que eviten el influjo de especies invasoras. Otras acciones de manejo que deberían ser consideradas incluyen corredores de dispersión provisionales que permitan que las especies rastreen los cambios ambientales, la translocación de especies a hábitats recién adecuados donde la migración no es posible, y el desarrollo de planes de acción para la detección y erradicación temprana de especies invasoras nuevas.