SEARCH

SEARCH BY CITATION

Keywords:

  • ancient oak;
  • habitat amount;
  • old-growth oak woodland;
  • red-listed lichens;
  • spatial scale
  • bosque de encino maduro;
  • cantidad de hábitat;
  • encino antiguo;
  • escala espacial;
  • líquenes en la lista roja

Abstract: Species occurrence in a habitat patch depends on local habitat and the amount of that habitat in the wider landscape. We used predictions from empirical landscape studies to set quantitative conservation criteria and targets in a multispecies and multiscale conservation planning effort. We used regression analyses to compare species richness and occurrence of five red-listed lichens on 50 ancient oaks (Quercus robur; 120–140 cm in diameter) with the density of ancient oaks in circles of varying radius from each individual oak. Species richness and the occurrence of three of the five species were best explained by increasing density of oaks within 0.5 km; one species was best explained by the density of oaks within 2 km, and another was best predicted by the density of oaks within 5 km. The minimum numbers of ancient oaks required for “successful conservation” was defined as the number of oaks required to obtain a predicted local occurrence of 50% for all species included or a predicted local occurrence of 80% for all species included. These numbers of oaks were calculated for two relevant landscape scales (1 km2 and 13 km2) that corresponded to various species responses, in such a way that calculations also accounted for local number of oaks. Ten and seven of the 50 ancient oaks surveyed were situated in landscapes that already fulfilled criteria for successful conservation when the 50% and 80% criteria, respectively, were used to define the level of successful conservation. For cost-efficient conservation, oak stands in the landscapes most suitable for successful conservation should be prioritized for conservation and management (e.g., grazing and planting of new oaks) at the expense of oak stands situated elsewhere.

Resumen: La ocurrencia de especies en un parche de hábitat depende del hábitat local y de la cantidad de ese hábitat en un paisaje más amplio. Utlizamos predicciones de estudios de paisaje empíricos para definir criterios y objetivos de conservación cuantitativos en un esfuerzo de planificación de la conservación para múltiples especies y escalas. Utilizamos análisis de regresión para comparar la riqueza y ocurrencia de especies de cinco líquenes en la lista roja sobre 20 encinos antiguos (Quercus robur; 120–140 cm de diámetro) con la densidad de encinos antiguos en círculos de radio variable desde cada encino individual. La riqueza y ocurrencia de tres de las cinco especies fue mejor explicada por el incremento de la densidad de encinos en 0.5 km; una especie fue mejor explicada por la densidad de encinos en 2 km, y la otra fue mejor pronosticada por la densidad de encinos en 5 km. Los números mínimos de encinos antiguos requeridos para una “conservación exitosa” fueron definidos como el número de encinos requeridos para obtener una ocurrencia local pronosticada de de 50% para todas las especies incluidas o una ocurrencia local pronosticada de 80% para todas las especies incluidas. Estos números de encinos fueron calculados para dos escalas de paisaje relevantes (1 km2 y 13 km2) que correspondieron a las respuestas de varias especies, de tal modo que los cálculos también incluyeron el número local de encinos. Diez y siete de los 50 encinos antiguos estaban situados en paisajes que ya cumplían criterios para conservación exitosa cuando los criterios de 50% y 80%, respectivamente, fueron usados para definir el nivel de conservación exitosa. Para una conservación redituable, los bosques de encinos en los paisajes más aptos para la conservación exitosa deberían ser priorizados para conservación y manejo (e. g., pastoreo y siembra de encinos nuevos) a costa de bosques de encino situados en otros lados.