SEARCH

SEARCH BY CITATION

Keywords:

  • conservation funding;
  • endangered species;
  • red list;
  • science funding;
  • threatened species
  • especies amenazadas;
  • especies en peligro;
  • financiamiento de la ciencia;
  • financiamiento de la conservación;
  • lista roja

Abstract: Some conservationists argue for a focused effort to protect the most critically endangered species, and others suggest a large-scale endeavor to safeguard common species across large areas. Similar arguments are applicable to the distribution of scientific effort among species. Should conservation scientists focus research efforts on threatened species, common species, or do all species deserve equal attention? We assessed the scientific equity among 1909 mammals, birds, reptiles, and amphibians of southern Africa by relating the number of papers written about each species to their status on the International Union for Conservation of Nature Red List. Threatened large mammals and reptiles had more papers written about them than their nonthreatened counterparts, whereas threatened small mammals and amphibians received less attention than nonthreatened species. Threatened birds received an intermediate amount of attention in the scientific literature. Thus, threat status appears to drive scientific effort among some animal groups, whereas other factors (e.g., pest management and commercial interest) appear to dictate scientific investment in particular species of other groups. Furthermore, the scientific investment per species differed greatly between groups—the mean number of papers per threatened large mammal eclipsed that of threatened reptiles, birds, small mammals, and amphibians by 2.6-, 15-, 216-, and more than 500-fold, respectively. Thus, in the eyes of science, all species are not created equal. A few species commanded a great proportion of scientific attention, whereas for many species information that might inform conservation is virtually nonexistent.

Resumen: Algunos conservacionistas argumentan a favor de un esfuerzo centrado en la protección de las especies en peligro más crítico, y otros sugieren un esfuerzo a gran escala para salvaguardar a especies comunes en áreas extensas. Argumentos similares son aplicables a la distribución del esfuerzo científico entre especies. ¿Deberían los científicos de la conservación centrar sus esfuerzos de investigación en especies amenazadas, especies comunes, o todas las especies merecen atención igual? Evaluamos la equidad científica entre 1909 especies de mamíferos, aves, reptiles y anfibios del sur de África relacionando el número de artículos sobre cada especie con su estatus en la Lista Roja de IUCN. Los mamíferos y reptiles mayores amenazados tuvieron más artículos sobre ellos que sus contrapartes no amenazadas, mientras que los anfibios y mamíferos pequeños amenazados recibieron menos atención que las especies no amenazadas. Las aves amenazadas recibieron una atención intermedia en la literatura científica. Por lo tanto, el estatus de amenaza parece dirigir el esfuerzo científico en algunos grupos de animales, mientras que otros factores (e. g., manejo de plagas e interés comercial) parecen dictar la inversión científica en especies determinadas de otros grupos. Más aun, la inversión científica por especie fue muy diferente entre grupos – el número promedio de artículo por especie amenazada de mamífero mayores eclipsó al de reptiles, aves, mamíferos pequeños y anfibios amenazados por 2.6-, 15-, 216- y más de 500- veces, respectivamente. Por lo tanto, ante los ojos de la ciencia, todas las especies no son creadas iguales. Unas pocas especies dominaron una gran proporción de la atención científica, mientras que virtualmente no existe información sobre muchas especies que pueda ser de utilidad para la conservación.