SEARCH

SEARCH BY CITATION

Keywords:

  • attitudes to conservation;
  • conservation policy;
  • conservation values;
  • Q methodology;
  • strategies for conservation science
  • actitudes hacia la conservación;
  • estrategias para la ciencia de la conservación;
  • metodología Q;
  • política de conservación;
  • valores de conservación

Abstract: Debate on the values that underpin conservation science is rarely based on empirical analysis of the values conservation professionals actually hold. We used Q methodology to investigate the values held by international conservation professionals who attended the annual Student Conference in Conservation Science at the University of Cambridge (U.K.) in 2008 and 2009. The methodology offers a quantitative means of examining human subjectivity. It differs from standard opinion surveys in that individual respondents record the way they feel about statements relative to other statements, which forces them to focus their attention on the issues they believe are most important. The analysis extracts the diverse viewpoints of the respondents, and factor analysis is used to reduce the viewpoints to a smaller set of factors that reflect shared ways of thinking. The junior conservation professionals attending the conference did not share a unifying set of core values; rather, they held a complex series of ideas and a plurality of opinions about conservation and how it should be pursued. This diversity of values empirically challenges recent proposals for conservation professionals to unite behind a single philosophy. Attempts to forge an artificial consensus may be counterproductive to the overall goals conservation professionals are pursuing.

Resumen: El debate sobre los valores que sustentan a la ciencia de la conservación raramente se basa en el análisis empírico de los valores que tienen los profesionales de la conservación. Utilizamos la metodología Q para investigar los valores sostenidos por profesionales internacionales de la conservación que asistieron a la Conferencia Anual de Estudiantes de Ciencia de la Conservación en la Universidad de Cambridge (R. U.) en 2008 y 2009. La metodología ofrece medios cuantitativos para examinar la subjetividad humana. Difiere de las encuestas de opinión estándar debido a que los encuestados registran la manera en que sienten las afirmaciones en relación con otras afirmaciones, lo que los fuerza a que concentren su atención en los temas que consideran más importantes. El análisis extrae los diversos puntos de vista de los encuestados, y se utiliza análisis de factores para reducir los puntos de vista a un conjunto más pequeño de factores que reflejan formas de pensar compartidas. Los profesionales de la conservación más jóvenes que asistieron a la conferencia no compartieron un conjunto unificador de valores centrales; más bien, tuvieron una serie de ideas complejas y una pluralidad de opiniones sobre la conservación y la manera en que debe practicarse. Esta diversidad de valores empíricamente desafía las propuestas recientes para que los profesionales de la conservación se unan detrás de una sola filosofía. Los intentos para forjar un consenso artificial puede ser contraproducente para las metas globales que persiguen los profesionales de la conservación.