Get access

Why Environmentally Constrained Towns Choose Growth Controls

Authors


Correspondence should be addressed to Karen M. O’Neill, Human Ecology Department, 55 Dudley Rd., Cook Office Building, Rutgers University, New Brunswick, NJ 08901; koneill@aesop.rutgers.edu.

Abstract

Growth controls and growth management are nearly as common as progrowth boosterism in parts of the United States. Growth machine and associated urban regime theories propose that mobilized, upper-income communities are most likely to pursue growth management. Yet other types of communities now also attempt to manage growth. To explain this anomaly, political economy approaches must be supplemented. We assess the explanatory power of the cultural landscape concept founded, in part, on conditions of the built and natural environment. We studied four towns ranging in income and in proportion of developed land in New Jersey's Highlands, a rural–urban fringe region. In three towns, including a lower-income farming town, policies evolved to interpret features like steep slopes or farms as posing barriers to intensive development. In revealing this interpretive shift, the cultural landscape concept complements political economy theories by explaining why even unlikely towns may choose to manage growth.

Abstract

¿Por qué las Comunidades con Características Ambientales Restrictivas deciden controlar el Crecimiento Urbano? (Karen M. O’Neill, Thomas Rudel y Melanie Hughes McDermott)

Resumen

El control y manejo del crecimiento urbano es casi tan común como las iniciativas pro-crecimiento en los Estados Unidos. La teoría sobre la máquina del crecimiento y otras teorías sobre los regímenes urbanos proponen que las comunidades más activas y de mayores ingresos son las más proclives a controlar el crecimiento. Sin embargo, otros tipos de comunidad también están haciendo esfuerzos en ese sentido. Para poder explicar esta anomalía es necesario complementar los enfoques de economía política ya mencionados. En este artículo, evaluamos el poder explicativo del concepto de paisaje cultural creado, en parte, en base a las condiciones del entorno natural y el entorno construido. Estudiamos cuatro comunidades con diferentes niveles de ingreso y diferentes proporciones de terrenos construidos en New Jersey's Highlands, una región limítrofe entre las zonas rural y urbana del estado. En tres de las comunidades, incluyendo un pueblo agrícola de bajos ingresos, las políticas se desarrollaron de manera tal que se llegó a interpretar características como la existencia de granjas o de laderas muy inclinadas como barreras al desarrollo urbano intensivo. Al revelar este cambio interpretativo, el concepto de paisaje cultural complementa las teorías de economía política para explicar cómo incluso comunidades distintas a las planteadas en la literatura pueden decidir poner controles al desarrollo urbano.

Ancillary