SEARCH

SEARCH BY CITATION

ACADEMIC EMERGENCY MEDICINE 2012; 19:1128–1133 © 2012 by the Society for Academic Emergency Medicine

Abstract

Objectives:  Pediatric procedural sedation and analgesia (PPSA) with ketamine administration occurs commonly in the emergency department (ED). Although ketamine-associated vomiting (KAV) is a less serious complication of ketamine administration, it seems to be cumbersome and not uncommon. The authors evaluated the incidence of KAV and the prophylactic effect of adjunctive atropine and metoclopramide in children receiving ketamine sedation in the ED setting.

Methods:  This prospective, randomized, open, controlled study was conducted in children receiving ketamine sedation in the ED of a university-affiliated, tertiary hospital with 85,000 ED visits, including 32,000 pediatric patients from October 2010 to September 2011. The primary outcome was a measure of the incidence of KAV in the ED and after discharge according to the adjunctive drug administered. Secondary outcome measures included the time to resumption of a normal diet after ketamine sedation.

Results:  Of the 1,883 children administered ketamine for primary wound repair during the study period, a convenience sample of 338 patients aged 4 months to 5 years was enrolled. The incidences of KAV were 28.4% in the ketamine alone group, 27.9% in the ketamine with adjunctive atropine group, and 31.2% in the ketamine with adjunctive metoclopramide group (p = 0.86). The vomiting rate after discharge was 9.2% in the ketamine alone group. The nothing-by-mouth (NPO) status before sedation did not influence the incidence of KAV in any of the groups. Mean times to resumption of normal diet after ketamine administration were 7 hours 59 minutes in the ketamine alone group, 7 hours 35 minutes in the ketamine with atropine group, and 8 hours 1 minute in the ketamine with metoclopramide group (p = 0.64).

Conclusions:  In this study, a high rate (28.4%) of KAV was observed, consistent with prior reports using the intramuscular (IM) route. However, the authors were unable to reduce KAV using adjunctive atropine or metoclopramide. Parents or caregivers should be given more detailed discharge instructions about vomiting and diet considering the relatively long time to resuming a normal diet after ketamine sedation and the fact that KAV often occurred after ED discharge.

Resumen

Objetivos:  El procedimiento de analgesia y sedación pediátrica con ketamina se realiza frecuentemente en el servicio de urgencias (SU). A pesar que los vómitos asociados a ketamina (VAK) son una complicación no grave de la administración de ketamina, es incómoda y no poco común. Se evaluó la incidencia de VAK y el efecto profiláctico de la administración conjunta de atropina o metoclopramida en los niños que recibieron sedación con ketamina en el SU.

Método:  Estudio prospectivo controlado, con asignación aleatoria y abierto que se realizó en niños que recibieron sedación con ketamina en el SU de un hospital terciario universitario, que realiza 85.000 atenciones urgentes que incluyen 32.000 pacientes pediátricos, desde octubre de 2010 a septiembre de 2011. El resultado principal fue la incidencia de VAK en el SU y tras el alta en función del fármaco coadyuvante administrado. El resultado secundario incluyó el tiempo hasta reanudar la dieta normal tras la sedación con ketamina.

Resultados:  De los 1,883 niños a los que se les administró ketamina para suturar heridas durante el periodo del estudio, se incluyó una muestra de 338 pacientes de edades comprendidas entre los 4 meses y los 5 años. La incidencia de VAK fue del 28,4% en el grupo de sólo ketamina, del 27,9% en el grupo de ketamina con atropina, y del 31,2% en el grupo de ketamina con metoclopramida (p = 0,86). El porcentaje de vómitos tras el alta fue de 9,2% en el grupo de sólo ketamina. La dieta absoluta antes de la sedación no influyó en la incidencia de VAK en ninguno de los grupos. El tiempo medio hasta la recuperación de la dieta normal tras la administración de ketamina fue de 7 horas y 59 minutos en el grupo de sólo ketamina, de 7 horas y 35 minutos en el grupo de ketamina más atropina, y de 8 horas y 1 minuto en el grupo de ketamina más metoclopramida (p = 0,64).

Conclusiones:  En el presente estudio, se observó un alto porcentaje (28,4%) de VAK, en consonancia con los trabajos previos que utilizaron la vía intramuscular. Sin embargo, no se pudo reducir los vómitos asociados a la ketamina mediante el uso de atropina o metoclopramida. Los padres y cuidadores deberían recibir instrucciones más detalladas al alta sobre los vómitos y la dieta dado el tiempo relativamente largo para restaurar la dieta normal tras la sedación con ketamina y el hecho que a menudo los VAK pueden ocurrir tras el alta del SU.