SEARCH

SEARCH BY CITATION

Keywords:

  • crassulacean acid metabolism;
  • land-use change;
  • mistletoes;
  • plant diversity;
  • rain forest;
  • secondary vegetation

ABSTRACT

Secondary habitats are increasing in importance in tropical countries due to ongoing destruction of pristine vegetation. In spite of the magnitude of current changes, our understanding of their effects on nontrees (e.g., nonvascular or vascular epiphytes) is still very patchy, particularly in lowland habitats. Here, we report a study with isolated pasture trees in southwest Panama. The >800 studied trees, which belonged to >100 different species, harbored almost 27,000 epiphytes of 83 species. Orchidaceae was the most species-rich family, with almost 60 percent of all species, while Bromeliaceae were most abundant. A rainfall gradient in the study region from ca 1000 to >3000 mm explained more of the variation in species abundance and richness than host characteristics (e.g., species identity, tree size). The unexpectedly large number of epiphytes in these pastures still represents a substantial change relative to a natural setting, which is suggested by a comparison with a forest inventory under similar climatic conditions. In pastures, species richness was lower as deduced from individual-based rarefaction curves, a larger proportion of species and individuals showed crassulacean acid metabolism, and the relationship of epiphyte abundance/species richness and tree diameter was much less steep. Even the already reduced diversity, however, may be only transient in secondary habitats—the long-term persistence of epiphyte populations in pastures is an open question and has to be addressed by repeated monitoring to fully evaluate the significance of pasture trees for the conservation of vascular epiphytes in tropical lowlands.

RESUMEN

Debido a la destrucción en curso de vegetación prístina, los hábitats en regeneración están acrecentando en importancia en países tropicales. A pesar de la magnitud de los cambios en curso, nuestro entendimiento de sus efectos en plantas no arbóreas (ej. Epífitas vasculares y no vasculares) es aún bastante fragmentario, particularmente en hábitats de tierras bajas. Aquí, reportamos un estudio con árboles aislados en pastizales en el suroeste de Panamá. Los más de 800 árboles estudiados, que pertenecen a más de 100 especies diferentes, albergaron casi 27 000 epífitas pertenecientes a 83 especies. Orchidaceae fue la familia más especiosa, conteniendo casi el 60% de todas las especies, mientras que Bromeliaceae fue la más abundante. Un gradiente de precipitación en el área de estudio desde ca. 1000 mm a 3000 mm explicó mayor parte de la variación en la abundancia y riqueza de especie que las características de los árboles hospederos (ej. identidad de las especies, tamaño de los árboles hospederos). El inesperado alto número de epífitas en estas pasturas aún representa un cambio substancial en relación con el escenario natural, sugerido por la comparación con un inventario realizado en un bosque con condiciones climáticas similares. En los pastizales, la riqueza de especies fue más baja, según las curvas de rarefacción basada en individuos, una proporción mayor de especies e individuos mostró CAM, y la relación riqueza de especies/abundancia de epífitas con el diámetro del árbol fue mucho menos marcada. Sin embargo, incluso la ya reducida diversidad sea quizá solo transitoria en hábitats secundarios. La persistencia de poblaciones de epífitas a largo plazo en pastizales es una pregunta sin responder y tiene que ser aclarada a través de monitoreo repetido para evaluar enteramente el significado de los árboles en pastizales para la conservación de las epífitas vasculares en los bosques de tierras bajas.